La revolución que murió camino a la cena

La revolución que murió camino a la cena

Por Joe Fassler en The New York Times del 9 de Febrero de 2024

Es una visión brillante de un mundo que está más allá del presente: un mundo en el que la carne es abundante y asequible, casi sin costo para el medio ambiente. Se olvida la matanza de animales. El calentamiento global está contenido.
En el centro de la visión se encuentra una fábrica de alta tecnología que alberga tanques de acero tan altos como edificios de departamentos y cintas transportadoras que producen filetes completamente formados, millones de libras por día, suficiente, sorprendentemente, para alimentar a una nación entera.
Carne sin matar es la promesa central de lo que se conoce como carne cultivada.
Esta no es una nueva alternativa basada en plantas.
Se trata, al menos en teoría, de unas pocas células animales, nutridas con los nutrientes y hormonas adecuados, rematadas con sofisticadas técnicas de procesamiento, y listo: jugosas hamburguesas, atún chamuscado y chuletas de cordero marinadas sin preocupaciones existenciales.
Es una visión de hedonismo, pero también de altruismo. Una forma de ahorrar agua, liberar vastas extensiones de tierra, reducir drásticamente las emisiones que calientan el planeta y proteger a las especies vulnerables.
Es una vía de escape para los excesos de la humanidad. Lo único que tenemos que hacer es atarnos las servilletas.
Entre 2016 y 2022, los inversores invirtieron casi 3.000 millones de dólares en empresas de carnes y productos del mar cultivados. Poderosos fondos de capital de riesgo y soberanos (SoftBank, Temasek, la Autoridad de Inversiones de Qatar) querían participar.
Lo mismo hicieron los grandes frigoríficos como Tyson, Cargill y JBS, y celebridades como Leonardo DiCaprio, Bill Gates y Richard Branson.
Se dice que dos de las empresas líderes (Eat Just y Upside Foods, ambas de nueva creación) alcanzaron valoraciones de miles de millones de dólares.
Y hoy, se ha aprobado la venta de algunos productos que incluyen células cultivadas en Singapur, Estados Unidos e Israel.

Sin embargo, a pesar de casi una década de trabajo y muchos pronunciamientos mesiánicos, está cada vez más claro que una revolución más amplia de la carne cultivada nunca fue una perspectiva real, y definitivamente no dentro de los pocos años que nos quedan para evitar la catástrofe climática.
Las entrevistas con casi 60 inversores y conocedores de la industria, incluidos muchos que han sido empleados o han formado parte de los equipos de liderazgo de estas empresas, revelan una letanía de recursos desperdiciados, promesas incumplidas y ciencia no probada.
Los fundadores, rodeados por sus propias proclamas poco realistas, tomaron atajos, como el uso de ingredientes derivados de animales sacrificados. Los inversores, arrastrados por la emoción del momento, emitieron cheque tras cheque a pesar de importantes obstáculos tecnológicos.
Los costos se negaron a entrar en el ámbito de lo plausible a medida que los objetivos de lanzamiento iban y venían.
Mientras tanto, nadie pudo lograr nada cercano a una escala significativa.
Y, sin embargo, las empresas se apresuraron a construir costosas instalaciones y presionaron a los científicos para que superaran lo posible, creando la ilusión de una emocionante carrera hacia el mercado.
Ahora, a medida que el capital de riesgo se agota en todas las industrias y el decepcionante progreso de este sector se vuelve más visible, a muchos les resultará difícil sobrevivir. Sin duda, los inversores estarán ansiosos por saber qué salió mal.
Para el resto de nosotros, una pregunta más apremiante es por qué alguien alguna vez pensó que podría salir bien.
¿Por qué tanta gente creyó en el sueño de que la carne cultivada nos salvaría?
La respuesta tiene que ver con mucho más que un nuevo tipo de alimento.
A pesar de su aterradora urgencia, el cambio climático es una invitación: a reinventar nuestras economías, a repensar el consumo, a rediseñar nuestras relaciones con la naturaleza y entre nosotros.
La carne cultivada era una excusa para eludir ese trabajo duro y necesario. La idea sonaba futurista, pero su atractivo tenía que ver con la nostalgia, una forma de fingir que las cosas seguirán como siempre, que nada necesita cambiar.
Era un pensamiento climático mágico, una deliciosa ilusión.

Por muy caro que sea ese proceso, normalmente produce sólo una “lechada de células”, una masa viscosa. Para convertirlo en algo que alguien pueda comer (o vender), sería necesario mezclar materia vegetal como guisantes y soja, para obtener una especie de híbrido planta-animal. O podría intentar algo mucho más difícil: lograr que las células animales se conviertan en tejido similar a un músculo.

Ver nota completa en https://www.nytimes.com/2024/02/09/opinion/eat-just-upside-foods-cultivated-meat.html?smid=nytcore-ios-share&referringSource=articleShare

Scroll to Top