China y Occidente están en una carrera para fomentar la innovación¿Cuál tendrá más éxito?

China y Occidente están en una carrera para fomentar la innovación
¿Cuál tendrá más éxito?

Del The Economist del 13 de Octubre de 2022

“El gobierno de China planea ganar la carrera de la inteligencia artificial, ganar futuras guerras y ganar el futuro”, advirtió Todd Young, senador estadounidense, en julio. “En juego” en la competencia tecnológica de Occidente con China, se hizo eco de un informe de funcionarios y empresarios estadounidenses en septiembre, “está el futuro de sociedades libres, mercados abiertos, gobiernos democráticos y un orden mundial arraigado en la libertad, no en la coerción”. Esta semana, el jefe de una agencia de inteligencia británica se unió al coro, instando a “inversiones profundas” en nuevas tecnologías para contrarrestar la creciente destreza de China.

La ansiedad es fácil de entender. En 2008, China gastó un tercio de lo que gastó Estados Unidos en investigación y desarrollo (I+D) y aproximadamente la mitad de lo que gastó Europa, después de ajustar las diferencias en el costo de vida. Para 2014 había superado a Europa. Para 2020, su gasto era el 85% del de Estados Unidos.

Los frutos de esta inversión se están volviendo evidentes: en agosto, un instituto de investigación japonés calculó que China ahora produce más de las investigaciones académicas más citadas del mundo que Estados Unidos. Desde 2015 se han emitido más patentes en China que en Estados Unidos. Se espera que la producción de China de una canasta de bienes sofisticados que incluyen tecnología de la información, productos farmacéuticos y electrónicos supere a la de Estados Unidos este año, según un informe publicado por la Fundación de Innovación y Tecnología de la Información, un grupo de expertos estadounidense. “China se ha convertido en un competidor serio en las tecnologías fundamentales del siglo XXI”, concluyó otro informe el año pasado del Centro Belfer de la Universidad de Harvard.

No es de extrañar, entonces, que los países occidentales se estén embarcando en un esfuerzo frenético para retener o recuperar su ventaja tecnológica. El 7 de octubre, Estados Unidos emitió nuevas y feroces restricciones a las exportaciones a China de semiconductores avanzados y equipos relacionados. Las nuevas reglas podrían ser tan devastadoras para la industria china de chips como lo fueron las sanciones estadounidenses anteriores para Huawei, una empresa china de telecomunicaciones, dice Greg Allen, quien solía encabezar la unidad de inteligencia artificial (IA) en el Departamento de Defensa de Estados Unidos. “Es una represión total, tratando de cortar cada cabeza de la hidra de la industria de chips de China”.

Además de intentar interrumpir el flujo de tecnología en el extranjero, el gobierno de Estados Unidos está invirtiendo más en innovación. En agosto, el Congreso aprobó $ 370 mil millones de gasto en energía verde, incluido mucho dinero para investigación. El mes anterior a la aprobación de la Ley de Ciencia y Chips, que otorga 52.000 millones de dólares durante cinco años a la industria de los semiconductores, algunos de los cuales incentivarán la I+D privada.

La ley también renueva la Fundación Nacional de Ciencias (NSF) para poner más énfasis en la ciencia y la tecnología aplicadas y potencialmente duplica su financiación. Alemania, Japón y Corea del Sur están haciendo inversiones multimillonarias en chips de computadora. El año pasado, Gran Bretaña anunció la Agencia de Investigación e Invención Avanzada (aria) de mil millones de dólares para impulsar la ciencia de alto riesgo y alta recompensa.

Ver nota completa en https://www.economist.com/briefing/2022/10/13/china-and-the-west-are-in-a-race-to-foster-innovation

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Scroll to Top